Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Equipos

La fortaleza del renovado Leganés

El Leganés se hundía en la tabla de Primera División pese al buen trabajo de los jugadores y del técnico Mauricio Pellegrino. El conjunto pepinero era colista de La Liga tras perder en casa ante el Eibar en la duodécima jornada, una vez más habiéndose adelantado en el marcador. Tan solo sumaba cinco puntos y se empezaba a distanciar peligrosamente de la salvación. Era el inicio del mes de noviembre, pero la temporada del Leganés se ponía muy cuesta arriba. Entonces llegó Javier ‘el vasco’ Aguirre al banquillo. El veterano entrenador mexicano tenía como principales objetivos a corto plazo recuperar el optimismo, cerrar el candado en defensa y empezar a concretar todas las ocasiones que el equipo venía generando. Y se puede decir que lo está consiguiendo.

El primer envite del nuevo Leganés no parecía sencillo ni mucho menos. Los pepineros visitaron el intimidante y remodelado Anoeta para enfrentarse a una Real Sociedad lanzada. Desde el primer minuto se observaron las variantes que Aguirre iba a introducir y fortalecer. Línea de cinco atrás muy contundente y la medular muy junta para formar un bloque inexpugnable, buscando salir veloces a la contra con hombres como Martin Braithwaite o Youssef En-Nesyri. El Leganés desactivó muchas de las virtudes de la Real en aquel partido y consiguió sacar un punto que apuntaba maneras. Después vinieron partidos muy complicados ante Barça y Sevilla que no pudieron sacar adelante, pero en los que el equipo luchó y compitió hasta el final, dejando marcadores apretados al máximo.

Aguirre ha dejado claro en todo momento que veía mucho nivel en los entrenamientos desde el principio, y que el equipo estaba feliz, trabajando muy bien, algo que se ha trasladado poco a poco a los resultados. El Leganés acumuló seis partidos consecutivos sin perder en todas las competiciones, enfrentándose a todos sus rivales directos, acercándose a la salvación y demostrando que no era, ni mucho menos, un equipo muerto. La contundente derrota por 0-3 ante el Getafe en el derbi del sur de Madrid y la venta forzada de En-Nesyri devolvió los fantasmas a Butarque, pero el equipo, gracias al paso adelante de varios pilares como Braithwaite o Kevin Rodrigues, continúa compitiendo ante cualquier adversario y sigue muy vivo en la lucha por la permanencia, teniendo mejor inercia que la mayoría de sus rivales.

Variando entre el 1-5-4-1 y el 1-5-3-2 en base al tipo de partido.

Aguirre no duda: defensa contundente, presión asfixiante por momentos, y un ataque rápido al espacio. En definitiva, un equipo reactivo hasta que se ven superiores, que es cuando empiezan a dominar los tiempos. Se vio precisamente ante la Real en Butarque hace pocas semanas. Los donostiarras dominaban, pero cuando Aguirre vislumbró un bajón físico visitante, el Leganés comenzó a atacar y acosar el área rival en todo momento, un huracán que acabó consiguiendo la victoria en el último instante. Se las sabe todas el mexicano y lo demuestra cada fin de semana. También en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid, donde saltó al césped con seis defensores y tres centrocampistas de músculo y donde sacó un 0-0 muy positivo. El equipo, aun así, deberá mejorar su balance de goles si quiere asegurar su presencia en la élite la próxima temporada. Ha encajado el doble de goles de los que ha marcado (18-36) hasta el momento, aunque con Aguirre el balance es de 12 tantos marcados por 15 encajados, balance positivo teniendo en cuenta que ha jugado dos veces frente a la Real, y una ante Barça, Sevilla y Atlético. También habría que tener en cuenta que la Copa estuvo muy presente en una fase prolongada de la etapa de Aguirre con cuatro encuentros en poco más de un mes.

Los sistemas varían en base al rival, pero la línea de cinco atrás es innegociable, al igual que la reconversión a central de Jonathan Silva para que Kevin ocupe la banda, ya sea de carrilero en 1-5-3-2, o de extremo en un 1-5-4-1. El internacional portugués cedido por la Real está sorprendiendo con su enorme rendimiento desde la llegada del mexicano, demostrando que quiere recuperar su sitio en la plantilla donostiarra a partir de junio. Está brillando en ataque con sus internadas por banda y centros, pero también lo está haciendo en la faceta que más se le criticaba en Donostia: la defensiva. Su presión está siendo excelente, al igual que sus ayudas atrás cuando el partido se pone complicado. Aguirre ha encontrado sus pilares en la izquierda y los está aprovechando.

Pese al evidente bajón de nivel ofensivo en la plantilla por la venta de En-Nesyri, el Leganés está sabiendo suplirle. Braithwaite y el recién incorporado Roger Assalé están rindiendo por encima de lo esperado, ayudando mucho al equipo a recuperar metros con sus desmarques largos, y siendo también son los primeros en presionar a máxima intensidad en un esquema agresivo. El danés está siendo uno de los nombres propios de La Liga, demostrando su polivalencia y también su facilidad para encañonar a portería. Lleva seis tantos y una asistencia, números que deberá mejorar para ayudar al equipo a salvarse, pero su simple facilidad para abrirse paso y disparar ya aporta mucho al conjunto pepinero. Sin duda el Leganés tiene mimbres para salvarse y la inestimable ayuda de un gran técnico como Aguirre puede resultar fundamental.

Unai Valverde Ricón (@unaaivalverde)

¡Comenta!