Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Jugadores

Sobre Williams, San Mamés y el gol

La máxima concreción dentro del mundo del fútbol establece que lo más importante, y por ende, más valorado económicamente dentro de este mundillo, es el gol. Este deporte está marcado (nunca mejor dicho) por la realización goleadora, por eso los jugadores que más focos reciben son aquellos tocados por una varita para ser decisivos de cara a puerta. Tan importante es tener acierto de cara a la portería rival como trabajar para evitar que el rival posea precisión a la hora de acertar contra nuestro propio arco. Si el trabajo defensivo tiende a tener que ver más con lo colectivo, el atacante suele tener, casi siempre, un nombre propio.

Es ese preciso nombre propio en la parcela atacante el que muchos clubes anhelan para dar ese salto de calidad que se les demanda. En un mercado donde los precios se han desorbitado de forma incontrolable, el gol se ha convertido en la máxima puja, de ahí que fabricar jugadores con una buena relación con el gol de las canteras se haya convertido en un factor fundamental para los equipos que no se encuentran en el primer escalafón económico, lo que viene siendo la gran mayoría. El Athletic Club puede presumir de la fabricación de jugadores desde su más tierna concepción como equipo y, en estos tiempos duros de precios inalcanzables, ha sabido sacar de Lezama jugadores muy válidos de cara a portería. El último de ellos es Iñaki Williams. La pantera que convive entre una manada de leones ha llegado a su madurez futbolística, convirtiéndose en la pieza clave de los suyos en materia ofensiva y siendo estandarte del club.

Williams es un delantero tremendamente decisivo en casi cualquier duelo individual que se plantee en las inmediaciones del área.

Iñaki Williams lleva siendo una cara muy familiar de La Liga desde hace ya varias temporadas. El delantero de 25 años lleva correteando por los campos de Primera División desde la temporada 2014/2015. Esa misma campaña jugó a caballo entre el Bilbao Athletic y el primer equipo, finalizando la temporada disputando partidos completos en la máxima categoría española con los leones. Desde ese curso, el de Bilbao se ha mantenido como un constante en el Athletic Club, apareciendo siempre muy regularmente fruto de su buen rendimiento y el respeto de las lesiones. Eso le ha ido permitiendo adquirir una enorme experiencia y galones dentro de un vestuario y un estadio con el que se identifica plenamente. La pasión de su juego liga de forma indudable con el ambiente de San Mamés, siempre tan intenso y que tanto apoyo brinda a los suyos. Todo lo comentado anteriormente ha llevado a Williams a lo que es hoy en día. Aunque el rendimiento goleador de la 19/20 no está siendo muy destacado por su parte, muy en sintonía con el que presenta todo el conjunto rojiblanco. Gaizka Garitano ha dotado al equipo de una necesaria solidez defensiva, no acompañada en la parte delantera con efectividad de cara a portería.

La situación es tal que Iñaki Williams es el segundo máximo goleador del equipo en La Liga con cinco goles, habiendo sobrepasado ya el ecuador del campeonato. Raúl García ocupa el primer puesto con seis tantos. Y es que si hablamos de la madurez y el zénit de forma de todo cuanto llevamos visto de Williams durante estas temporadas no lo hacemos por su acierto goleador, que también influye. Esto se debe a la sensación de superioridad que exhibe en casi todos los encuentros ante defensas rivales incapaces de frenarlo en carrera, dividiendo líneas defensivas y generando una gran inseguridad en estos. Tampoco le cuesta echarse el equipo a las espaldas cuando a todo el mundo le quema el balón en los pies, asumiendo responsabilidades cuando los suyos necesitan una luz que guíe al equipo.

Siendo un delantero ciertamente poderoso físicamente también es fuerte en acciones con balones aéreos. Así pues, estamos hablando de un delantero tremendamente decisivo en casi cualquier duelo individual que se plantee en las inmediaciones del área contraria en su mejor estado de forma. De un tiempo a esta parte, Garitano ha decidido dar un golpe de timón en cuanto al dibujo del equipo sobre el campo. La variada amalgama de centrales que posee y el crecimiento y nivel de sus dos laterales casi le obligaron a armar al equipo con tres centrales y dos carrileros con recorrido y mucha influencia ofensiva. El equipo respondió positivamente a este cambio, siendo peligroso por fuera y manteniéndose sólido. Sin embargo, las ocasiones de gol continuaron generándose pero el acierto a portería sigue faltando.

Gaizka Garitano ha dotado al equipo de una necesaria solidez defensiva que no casa con su efectividad en área rival.

Ante este tipo de situaciones, más emocionales y psicológicas que permutables dentro del apartado técnico-táctico, conviene esperar que la dinámica cambie. Salvo Raúl García e Iñaki Williams, ningún jugador supera la cifra de cinco goles en el conjunto bilbaíno. De esta forma estamos hablando del Athletic Club, en términos de realización goleadora, como un equipo que estaría compitiendo con los conjuntos que actualmente luchan por evitar el descenso de categoría con 23 tantos. Dentro de este contexto de escaso acierto goleador, Iñaki Williams debe dar un paso al frente. Cinco goles en 24 encuentros disputados son unos números algo reducidos en cuanto a los de la campaña anterior, la cual finalizó con trece tantos. Su equipo necesita que la pantera recupere cierta puntería de cara a puerta, aspecto que él mismo necesita mejorar para dar un paso al frente en cuanto a evolución futbolística. Una progresión que, por ahora, le ha posibilitado ser referencia en el club de su ciudad natal y optar a estar presente en la Eurocopa 2020 por el perfil técnico que presenta.

Christian Sánchez de la Blanca Portillo (@delablanca10)

Juan Manuel Serrano Arce / Getty Images Sport

¡Comenta!