Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Equipos

Frustración sin filo

El Real Madrid volvió a cambiar el signo del ánimo de esta temporada 2019-2020 tras su derrota ante el Levante UD de Paco López. Si bien el conjunto blanco comenzó la campaña con muchas dudas tanto de proyecto como de motivación así como de puro componente táctico, consiguió entrar en buena dinámica de la mano de un Zinedine Zidane que recondujo al plantel y plasmó sobre el césped un fútbol de suficiente nivel como para volver a soñar con pelear por cada título. Con los recientes tropiezos, si sumamos la eliminación en Copa del Rey y el empate en el anterior partido liguero frente al Celta de Vigo, que junto al partido del Ciutat de València le han hecho perder el liderato, el equipo se pone frente al espejo de nuevo y se enfrenta una vez más a sus problemas con el gol. Porque esa fue la causa directa del cero en su casillero en el partido de La Liga del sábado.

El Real dominó con balón y alcanzó mucha continuidad en su juego en el Ciutat de València.

Porque, en el resto de fases del juego, el Madrid estuvo cómodo e incluso disfrutó sobre el campo. Zizou propuso un sistema asimétrico, dibujando un 1-4-3-3 que vaciaba la banda derecha en virtud a un Isco que, aunque comenzando desde ese perfil, buscaba zonas interiores para sumar pases y facilitar el dominio del choque a través del balón. Karim Benzema y Eden Hazard estuvieron participativos por delante, buscando recibir y descargar balones y ayudando al equipo a ganar metros. El triángulo formado por Raphäel Varane, Sergio Ramos y Carlos Casemiro pudieron avanzar sobre el campo permitiendo recuperar arriba y con celeridad, con lo que la pelota volvía a estar a disposición de sus compañeros. El Levante, de esta forma, difícilmente podía salir y jugar en campo contrario, por lo que se fue retrasando hasta defender prácticamente en su propio área. Sin embargo, y a pesar de los 19 disparos que realizó el Real, los locales consiguieron mantener la portería a cero gracias a su orden y capacidad de sufrimiento. Y, a partir de ahí, crecer en el encuentro de la mano de un genial Campaña en el centro del campo y del golazo final de Morales.

Y es que al Madrid le faltó filo en ataque, algo que le viene ocurriendo ya no esta temporada, sino también en las más recientes. Su único delantero en la convocatoria, Benzema, se siente más cómodo como atacante indirecto, saliendo del área para ayudar a la gestión en lugar de preconizar la búsqueda de movimientos más agresivos que intimiden al portero rival. Se echó de menos como mecanismo compensatorio la mayor llegada al área de los interiores, algo para lo que se podría haber recurrido a un Fede Valverde con la energía y potencia suficientes para aprovechar los espacios que el ariete francés va dejando a su paso. Y, en tercer lugar, el equipo habría agradecido un mayor acierto de los laterales desde el juego exterior. Tanto Dani Carvajal como Marcelo Vieira estuvieron activos y participativos, llegando y presionando, pero les costó acertar con el último gesto o el último toque, algo que con el escaso olfato goleador del equipo se antoja más fundamental todavía que lo que ya se presupone en un esquema como el de Zidane.

Zidane deberá buscar soluciones en el área contraria manteniendo el buen tono general del equipo.

A nivel puramente individual, a Zidane le va a costar encontrar respuestas. Luka Jovic o Gareth Bale tienen ese colmillo, pero parecen competitivamente en un punto insuficiente por diversas causas, y su entrenador no termina de confiarles minutos. El tono general del equipo es bueno, tanto en el manejo del balón como en el despliegue defensivo. Pero la falta de punch le puede penalizar hasta ir perdiendo cada objetivo, siendo víctimas de esa frustración tan del Santiago Bernabéu en los últimos tiempos reflejada en las caras de unos jugadores que, tras más de sesenta minutos de juego pulido y sacrificado, no terminan de ver frutos sino más bien de temer que una vez más el equipo contrario salga airoso progresivamente durante el choque e incluso se vaya acercando a ser el finalmente ganador. Y todo esto, con el Manchester City, la Champions League, el FC Barcelona y la recta final de La Liga ya aterrizando en la capital española.

Andrés Sánchez (@sancleracot)

Eric Alonso / Getty Images

¡Comenta!