Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Mendilibar dirigiendo al Eibar
Equipos

Reencontrar la esencia

La temporada del Eibar de Mendilibar está siendo una montaña rusa. Muchos altibajos, pocas certezas y numerosas dudas. Tanto en Ipurua, donde el conjunto vasco nos tenía acostumbrados a notables actuaciones, como lejos de su feudo. Y aquí influyen muchos aspectos, porque Mendilibar sigue buscando lo mismo: presión alta sin balón y generar juego ofensivo, sobre todo, desde los costados. Pero esto ha funcionado en partidos muy concretos. El Eibar de Mendilibar menos Eibar de Mendilibar que nunca.

Sin Joan Jordán ni Rubén Peña y Marc Cucurella; el Eibar ha perdido parte de su esencia.

El Eibar de la 18/19 fue uno de los equipos que más vivía en campo rival. Y esto era gracias a una presión alta y tras pérdida que rozaba la perfección. Con jugadores que interpretaban y ejecutaban de la mejor forma todo lo que demandaba Mendilibar en este aspecto. Pero esta temporada está careciendo, en gran parte, de esto. Además, entre otras cosas, influyen las bajas de Cucurella, Jordán y Rubén Peña. El Eibar dominaba todos los pasillos, cosa que ahora ya no puede hacer. Y cada jornada se está notando más.

La presión en campo rival está fallando sobre todo por la altura de los mediocentros, algo que Edu Expósito está corrigiendo partido tras partido. Y aquí el rival encuentra una vía más que válida para poder hacer daño. El espacio entre delanteros y mediocentros armeros en la presión ha sido importante para que el Eibar no pudiese presionar de la mejor forma posible y cualquier rival, con su pivote, pudiera salir de esta situación. Una mala ocupación de espacios en todos los sentidos. Además que el Eibar es un equipo que tiende a sufrir en transición defensiva, corriendo hacia atrás, a campo abierto.

Ni se está consiguiendo presionar bien ni se genera un contexto favorable en el juego ofensivo.

Otro aspecto que ha caracterizado al Eibar son los centros laterales. Y es una variante que también le está faltando -y mucho- esta temporada. No se consigue centrar y, por ende, el balón no consigue llegar fácil a los delanteros (Charles lleva 3 goles con los 14 que llevaba el curso pasado, dato que refleja esto). Tampoco se están encontrando otras variantes para poder solucionar esto. Es Fabián Orellana entre líneas y poco más. Un ataque que en muchos partidos se ha visto muy limitado, pobre y previsible. Porque ni se consigue centrar (Cote), ni hay alternativas a esto.

Este Eibar 19/20 ha mostrado muchas dudas en todas las fases del juego. Y para la sorpresa de muchos, Mendilibar no ha conseguido, todavía, dar con la tecla para potenciar a jugadores importantes para ejecutar su plan. Son unas dudas en cuanto a sensaciones que están perjudicando, hasta cierto punto, en los resultados. Porque más allá de todo esto, el Eibar necesita resultados para poder salir definitivamente del contexto en el que se encuentra en La Liga. Algo que con el 3-0 ante el Levante este fin de semana, donde el equipo pudo reencontrarse y recuperar sensaciones, puede haber sido un punto de inflexión en su temporada. Veremos.

Albert Quera (@AlbertQuera)

Javier Soriano / AFP

¡Comenta!