Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Raphaël Guerreiro y Achraf Hakimi, los motores del Borussia Dortmund de Lucien Favre.
Análisis táctico

Las alas de Dortmund

El ser humano siempre ha ansiado volar. El hecho de surcar los cielos ha estado eternamente atado a ese ideario de libertad. Sin embargo, actualmente es complicado imaginar poder volar sin esas herramientas indispensables llamadas alas. Unas alas potentes permiten iniciar el vuelo con impulso –quizá la parte más importante– y luego proseguir este de una forma estable. Lucian Favre quería volar con su Dortmund, pero no encontró las alas indicadas para poder surcar los cielos con el equipo aurinegro hasta que dio con la tecla en el dibujo. El técnico helvético le otorgó el principal peso creativo del juego del Dortmund a la que serían, a partir de entonces, sus alas: Raphaël Guerreiro y Achraf Hakimi. Tanto el portugués como el marroquí se han convertido en piezas fundamentales para el conjunto de la cuenca del Ruhr. Su crecimiento dentro del equipo ha sido exponencial desde que Favre les dotó del ecosistema adecuado, del cual se está beneficiando todo el equipo. Así pues, el Dortmund vuela alto y estable con la vista puesta en su presa: el Bayern de Múnich y el título de la Bundesliga.

Guerreiro y Achraf están presentes en la salida de pelota desde atrás, en el asentamiento del equipo en campo contrario y en la finalización de la jugada.

Después de haber probado ya las mieles del éxito en la Bundesliga tanto con Hertha de Berlín como con Borussia Mönchengladbach, Lucien Favre quiso probar suerte en el mayor proyecto que le ha sido encomendado en toda su carrera como entrenador. Hans-Joachim Watzke confió en el entrenador suizo, el cual desarrolla actualmente su segunda temporada en el Westfalenstadion. La salida de jugadores importantes como Pulisic, Alcácer o Diallo precipitaron un verano de bastantes contrataciones, de modo que Favre tuvo que ponerse manos a la obra para adaptar a los recién llegadas a la dinámica del equipo. Sin embargo, con el paso de las jornadas, el 1-4-2-3-1 que el entrenador helvético lucía desde un principio comenzó a tambalearse. Sobre todo a nivel defensivo. El momento clave del cuestionamiento del dibujo fue la consecución de tres encuentros donde no se venció y se encajó un total de diez goles: 4-0 en el Allianz Arena, 3-3 ante el Paderborn –último clasificado de la Bundesliga– y 3-1 en Champions League ante el FC Barcelona. La mente de Favre hizo click y en el encuentro del Olímpico de Berlín su equipo pasó del 1-4-2-3-1 de comienzos de temporada a un 1-3-4-3 donde los dos carrileros sostendrían un gran porcentaje del peso creativo del equipo.

Lucian Favre encontró en Raphaël Guerreiro y en Achraf Hakimi a los jugadores ideales que, potenciados mediante un ecosistema acorde a su perfil de juego, vertebrarían el juego del Dortmund. Durante el desarrollo de la temporada, Achraf había mostrado un nivel muy destacado, similar al de la campaña 18/19, viendo puerta con cierta facilidad –especialmente en Champions League– y con capacidad para ocupar distintas posiciones de banda. Durante la primera mitad de temporada, el lateral marroquí ocupó las cuatro esquinas del campo: lateral izquierdo, lateral derecho, extremo izquierdo y extremo derecho. Su homólogo en la banda zurda, Raphaël Guerreiro, pese a actuar en cerca de la cal posee cualidades distintas a las del norafricano. El lateral luso ha desempeñado también labores de interior con influencia por dentro en etapas anteriores. Por lo que posee diferentes aptitudes que su compañero en la derecha, pero igual de provechosas para el juego aurinegro. El futbolista portugués aumentó sus guarismos goleadores en cuanto adoptó la posición de carrilero en el nuevo 1-3-4-3. Guerreiro ostentaba solo dos tantos hasta el cambio de sistema. Después de la modificación en la pizarra suma ya ocho goles, habiendo convertido seis en su demarcación más adelantada. Lo mismo ha sucedido en lo que se refiere a asistencias. Achraf, en el otro costado, no ha aumentado sus números goleadores, pero sí sus contribuciones en ataque a modo de asistencias, pasando de 3 a 7 tras el cambio de dibujo.

Estos datos se plasman en el campo mediante una mayor superioridad del equipo en casi todos los niveles y situaciones de juego. El Dortmund se protege más atrás con tres centrales y un Hummels en el centro con capacidad para salir de zona sin temor a dejar vendido a sus compañeros. Opte Favre por un doble pivote más de control y equilibrio (WitselDelaney) u opte por uno más ofensivo con Brandt sustituyendo a uno de los dos, casi todo el peso ofensivo del equipo reside en los costados. Guerreiro y Achraf están presentes en la salida de pelota desde atrás, en el asentamiento del equipo en campo contrario y en la finalización de la jugada. Ocupan todo el carril y son indispensables en todas las fases del juego. Tanto en transición ofensiva como en jugadas posicionales, la ruptura casi siempre llega por uno de los costados. No nos cansaremos de ver la típica jugada en la que Sancho se interioriza desde la banda y deja todo el espacio del costado libre para que Achraf llegue con libertad. Guerreiro y Hakimi son las primeras armas del equipo en creación y también en finalización, como ocurrió en el encuentro disputado ante el Wolfsburg, donde el 0-2 se sustentó en dos goles de los carrileros, llegando desde atrás para culminar.

El Dortmund pasó del 1-4-2-3-1 de comienzos de temporada a exhibir un 1-3-4-3 donde los dos carrileros sostendrían un gran porcentaje del peso creativo del equipo.

Lucian Favre les ha brindado un ecosistema idílico para que muestren todo su repertorio, poblando las zonas interiores de jugadores como Hazard, Sancho, Brandt, Reyna y compañía que vertebren un juego que suele ir de dentro hacia afuera, para terminar en la portería. En este sentido, ayuda también la libertad con la que los jugadores suelen actuar en la zona de tres cuartos de campo. Así se puede observar, en ocasiones contadas, a Guerreiro juntándose con Achraf en la derecha o con los mediapuntas en zonas interiores. El técnico helvético ha interpretado como nadie cuáles eran las potencialidades de su equipo y les ha allanado el camino para el bien de su Borussia Dortmund y de los que disfrutamos de su juego.

Christian Sánchez de la Blanca

Lars Baron / Bongarts

¡Comenta!