Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Christopher Timmel; el máximo asistente a balón parado de las cinco grandes ligas.
Jugadores

Unión Berlín y el mejor golpeo parado

La evolución del fútbol se ha dirigido, entre otros aspectos, al control de casi todas las variables que el propio juego puede ofrecer. Control de la pérdida de pelota, del posicionamiento para recuperarla, del ataque por los costados, de las marcas defensivas… Dentro de un juego imprevisible y donde cada vez es más costoso conseguir la victoria, las jugadas a balón parado se han convertido en el comodín perfecto para equipos que no van tan sobrados de calidad técnica como otros. Acudimos a casos como conjuntos recién ascendidos para encontrar ejemplos. Un caso paradigmático de la importancia del trabajo táctico en las jugadas a balón parado es el Unión Berlín. Hace unos 15 años, el club de la capital se encontraba en la, por entonces, cuarta división del fútbol alemán. Después de conseguir dos grandes ascensos, instalarse y habituarse a la competitividad de la 2. Bundesliga, Urs Fischer ha llevado al equipo a la Bundesliga por primera vez en su historia. Mantener la categoría parece algo asumible a falta de cuatro jornadas para el final de la competición en un Unión Berlín de Fischer que ha tenido en las jugadas a balón parado su principal arma para sacar puntos. Christopher Trimmel, capitán de los berlineses, es el mayor asistente de las cinco grandes ligas a balón parado.

Lo que verdaderamente convierte a Trimmen en indispensable en el campo es su gran golpeo en parado, sobre el que se está asentado un equipo de recursos limitados.

El carrilero austriaco, Christopher Trimmel, es la pieza clave del Unión de Berlín. Desde la temporada 14/15 en Die Eisernen, fue designado capitán por Urs Fischer nada más arribar el técnico helvético en la entidad capitalina. Juntos hicieron historia con el ascenso del club a Bundesliga y siguen escribiendo más páginas de este relato en la máxima categoría germana. Así pues, Trimmel es actualmente el mejor asistente de Europa a balón parado, por delante de hombres como Lionel Messi, Ángel Di María o Trent Alexander-Arnold. El dato es tremendamente llamativo; ¿cómo un jugador modesto de un club igual de humilde puede presentar mejores guarismos que jugadores de talla mundial y en equipos de éxito? La magia del fútbol. Todo se explica desde el fabuloso golpeo en parado que posee el carrilero austriaco. Tensión, dirección y claridad táctica son las claves para entender su gran índice de éxito de golpeo. La tensión y dirección hacen referencia a lo meramente técnico. Tiene un pie derecho privilegiado –seguramente esto se explica con largas horas de práctica en una carrera dilatada a sus 33 años– y el interior de su bota se presenta como un verdadero drama para los rivales cuando contacta con el balón. La claridad táctica expone el trabajo de Urs Fischer con todos sus jugadores en las acciones a balón parado, además de la presencia de hombres poderosos por arriba como Andersson y Subotic, por ejemplo. Eso facilita mucho el trabajo.

El capitán del Unión Berlín y jugador clave a balón parado ostenta siete asistencias en este tipo de jugadas. Por detrás de él llegan hombres como Alexander-Arnold (6), Christopher Nkunku o Lionel Messi (5), Ángel Di María o Filip Kostic (4). Trimmel está a una asistencia más de igualar su temporada con mejores guarismos –ahora mismo posee 9 y en la temporada 17/18 consiguió 10, siendo estos números entre todas las competiciones y sin ceñirnos solo al balón parado– ya que esta faceta suya que tanto está destacando este año es inherente a toda su carrera. Cabe mencionar que estas cifras no serían tales si en la plantilla no existieran jugadores como Sebastian Andersson, Neven Subotic o Marius Bülter; dominantes en lo físico y que poseen un instinto goleador destacado en balones aéreos. Especialmente llamativa es la relación que se ha establecido entre Sebastian Andersson y Christopher Trimmel. El punta sueco ha igualado ya los 12 goles que marcó la temporada pasada en 2. Bundesliga y esto tiene mucho que ver con el austriaco. Los números de uno se benefician del otro y así sucesivamente; una relación simbiótica muy beneficiosa para todo el colectivo. De los 12 goles marcados hasta la fecha por Andersson, 5 han sido en balones parados golpeados, como no, por Christopher Trimmel.

Trimmel es actualmente el mejor asistente de Europa a balón parado, por delante de hombres como Lionel Messi, Ángel Di María o Trent Alexander-Arnold.

Encaramado en el carrilero derecho dentro del tan utilizado 1-3-4-3 de Urs Fischer, Trimmel es uno de los jugadores que más minutos ha disputado en el Unión Berlín. Su buen hacer defensivo y constantes incorporaciones al ataque le hacen ser un fijo para su técnico. Aunque lo que verdaderamente le hace indispensable en el campo es su gran golpeo parado. Aquel sobre el que está asentado un equipo de recursos limitados y que se alimenta de la ausencia de error y de la efectividad en el último tercio del campo. De esta forma podemos ver cómo el recién ascendido club berlinés observa el puesto de promoción de descenso a cuatro puntos y el primer puesto de descenso directo a siete. Aún debe confirmar su permanencia en Bundesliga, lo que tendría la categorización de título, similar a la Copa de la RDA que alzó en 1968. El calendario es ciertamente benévolo con los hombres de Fischer ya que deberán hacer frente a Köln y Hoffenheim fuera de casa y a Paderborn y Fortuna Düsseldorf en Berlín. Esos cuatro equipos deberán sufrir para ceder las mínimas oportunidades posibles a uno de los mejores asistentes a balón parado del viejo continente, el cual juega en el Unión Berlín y no ha tenido una carrera de renombre. Por su aspecto terrenal, Christopher Trimmel es aún más brillante.

Christian Sánchez de la Blanca

Matthias Kern / Bongarts

¡Comenta!