Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Jugadores

Segundas partes también fueron buenas

Brilla el Sol en Dortmund en un verano atípico con aroma a viejo. Es cierto que la novedad es clara, puesto que la vivencia de la crisis de la Covid19 es evidente y apreciable en la Bundesliga, pero la esencia global es la de un Bayern München ganador y un Borussia Dortmund muriendo en la orilla. Ciertamente, lo que deja de nuevo esta plantilla, más allá de los Sancho, Haaland, Brandt, Achraf o Reyna, es precisamente algo con aroma a pasado. Con pasado bávaro, además, pero que ya vistió con orgullo y con mucho acierto la camiseta amarilla de die schwarzgelben. La vuelta de Mats Hummels a Dortmund ha traído no pocas buenas noticias a la defensa de Favre, que ha celebrado durante toda la temporada el regreso a casa del hijo pródigo.

No obstante, su calidad como regidor de un equipo plagado de sangre joven y plena de pasión desmedida por el caos está siendo más evidente tras el parón futbolístico en Alemania. Más allá de las dificultades que haya podido encontrar desde un punto de vista físico, Hummels ha crecido en importancia a medida que han pasado los partidos para los de Lucien Favre.

En esa base, en ese eje rotatorio del conjunto de la cuenca del Ruhr, emerge Mats Hummels como esa segunda parte que merece la pena ver y disfrutar.

Evidentemente mermado en ciertos apartados, el central germano ha encajado bien los golpes del tiempo para tratar de recomponer su otrora esbelta figura de central inquebrantable a través de su experiencia, colocación, anticipación y dominio del balón. Ese plus que dan los años a la hora de saber dónde va a estar el esférico le da margen suficiente a su falta de velocidad para saber estar donde tiene que estar para dominar defensivamente al contrario, así como hacerse dueño del juego aéreo, otra de sus facetas más valoradas en el pasado.

Con Akanji, Zagadou o incluso Piszczek al lado, Hummels se encarga de proteger su zona y su par con evidente maestría, ayudándose de las piernas de los compañeros, pero aportando una impagable lectura espacial en defensa y a la hora de sacar el balón jugado. Y es que, para Burki, la presencia del central alemán dota de grandiosas opciones una de las máximas de este Dortmund: la salida con balón desde la portería.

Hummels siempre destacó como un excelente pelotero desde el centro de la zaga, y en este rol alcanzado en su segunda etapa en Dortmund parece haber adquirido algunas prestaciones extra por veteranía y aclimatación. Favre ha sabido ver en él a un falso líbero que pueda dar un paso más juntándose con la primera línea del mediocampo (especialmente con Dahoud, Witsel o Delaney) para sumarse a las opciones de juego como un eje de circulación del balón.

Tras su paso por el Bayern München (equipo donde se formó como futbolista), Mats Hummels volvió a Dortmund en el verano de 2019 a la que fue su casa de 2009 a 2016.

Hummels está siendo, en esta segunda parte de la película de su carrera, una obra a tener en cuenta y que podría ser presentada a multitud de festivales. La sobriedad de su juego y, sobre todo, la ausencia de ciertos fallos que, en muchas ocasiones, enturbiaban su nivel en el pasado, han hecho que el central alemán gane enteros como pieza fundamental en un Borussia Dortmund al que se mira con mimo en la zona ofensiva por aportar lo que aporta desde el talento puro de quienes son punta de lanza. En esa base, en ese eje rotatorio del conjunto germano de la cuenca del Ruhr, emerge Mats Hummels como esa segunda parte que merece la pena ver y disfrutar en esta Bundesliga.

Se puede decir que esa manida frase de que segundas partes nunca fueron buenas queda desnuda ante algunas películas de sagas como la de Star Wars, con la portentosa «El Imperio contraataca» o, sin ir más lejos, con «El Padrino Parte II», con Al Pacino conquistando Cuba y ese supremo papel de De Niro como el joven Vito Corleone.

No es que se necesiten más ejemplos, pero como hemos visto, parece que Hummels y el Dortmund estaban destinados a firmar una secuela digna de disfrutar, con la coherencia de Favre en la dirección y el virtuosismo del resto del elenco dispuesto a formar con criterio. Un Borussia Dortmund interesante, intenso y especial que promete, incluso, para próximas partes con un protagonista como Mats Hummels, con nombre y rol bien asegurado como secundario de lujo.

Miguel Ruiz

Sascha Steinbach / Bongarts

¡Comenta!