Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Jugadores

Arthur Melo para Maurizio Sarri

La inmediatez ha vuelto a aflorar en el fútbol y el tiempo de Arthur Melo en el F.C. Barcelona acabó. Un jugador al que la etiqueta del “Nuevo Xavi” hizo tanto daño como las funciones que le demandaron en la ciudad condal. La necesidad imperiosa de encontrar piezas acordes con la propuesta barcelonista y que casen con el famoso ADN Barça, han provocado que el caso de Arthur sea tan solo uno más de una larga lista que, a excepción de un Iván Rakitic que llegó para un rol concreto y demandado por el técnico de aquel momento, no terminan de encajar porque no son el perfil que realmente se necesitaba o, peor aún, no se les da el margen suficiente para que puedan llegar a serlo.

Al brasileño se le presenta ahora un desafío tan estimulante como idóneo para sus virtudes. Recalar en la Juventus es una ocasión perfecta para que el centrocampista pueda desarrollar todo su fútbol. En primer lugar, porque la Serie A es un campeonato de ritmo mucho más bajo, osea un destino ideal para la forma de jugar de Arthur. Y por supuesto el hecho de trabajar a las órdenes de Maurizio Sarri es otro punto interesante para cualquier centrocampista relacionado con la pelota y cuya naturaleza sea la de dominar la situación.

Si atendemos a la trayectoria del entrenador napolitano, el perfil de jugador que es Arthur es muy de su gusto. De hecho, repasando otros nombres que han estado a sus órdenes, vemos que el ex del Barcelona reúne todas las condiciones para ser fundamental en el modelo de la Juventus. De escuela sudamericana, buen pie, capacidad asociativa, interpretación del juego y control. Es decir, lo que era Leandro Paredes en el Empoli o Jorginho tanto en Nápoles como posteriormente en Londres. Cada uno con sus características, los tres poseen estos atributos que, para un juego claramente dominador, de mantener la posesión constantemente y ser protagonista ante cualquier rival, son esenciales.

¿Dónde encajaría Arthur en la Juventus actual?

Dentro del 1-4-3-3 inamovible de Sarri, atendiendo a cómo está configurada la plantilla y a expensas de conocer otros movimientos, la evolución lógica tras la salida de Miralem Pjanic sería que Arthur llegara para ser el mediocentro del equipo. Cierto es que el brasileño podría ser ese interior de posesión que tanto anhela el entrenador, pero la realidad es que con Rodrigo Bentancur y Blaise Matuidi como presumibles titulares en esta posición, el desplazamiento del brasileño hacia la zona del 5 es tan interesante como coherente para el estilo que predica esta Vecchia Signora. La figura del pivote es probablemente la de mayor importancia estructural para el funcionamiento colectivo de cualquier conjunto, pero para los equipos de Sarri esta pieza cobra aún mayor protagonismo por las funciones que se le exige. Arthur podría ser el organizador puro de la Juve por su capacidad para estabilizar la posesión, darle limpieza a los primeros pases y convertirse en ese regista que está siempre cerca de la jugada.

El centrocampista es idóneo para ejecutar la circulación pausada que exige su entrenador. Un jugador que necesita estar en contacto permanente con la pelota, monopolizar la salida desde campo propio y ver el juego siempre de cara para que sea él el responsable de elegir la mejor opción de pase y ayudar a que el bloque progrese como tal. Con Arthur Melo, además, cabe la posibilidad de que se pueda paliar un déficit que tiene el equipo turinés: la transición defensiva. La manera de distribuir la pelota del brasileño asumiendo pocos riesgos en el pase provocaría que la Juve pudiera mejorar su presión en campo rival, de esta forma se podría recuperar en zonas más adelantadas y evitar que el rival corriera tras el robo pillándolos mal posicionados.

Surgen dudas sobre cuál será el rol de Arthur en el sistema juventino, pero por adecuación y competencia, puede ser precisamente el remplazo de Pjanic como pivote.

Otro factor a tener en cuenta y que nos hace intuir la probable reconversión del medio es la complementariedad con el resto de ocupantes de la zona ancha. El rol de Rodrigo Bentancur como interior derecho está siendo un mecanismo potente para dar fluidez y ritmo a los ataques del equipo. Con el charrúa trazando esa diagonal hacia fuera liberando a Dybala, la Juve ha encontrado un recurso clave. En el lado opuesto está Matuidi (en menor medida Rabiot), otra ficha de profundidad y movimientos verticales. Es decir, los interiores están en permanente movilidad siendo eslabones relacionados con el juego sin balón, permaneciendo muchísimo tiempo detrás de la línea de centrocampistas rival y fijando su posición en un altura muy superior a la del mediocentro. En este contexto, Arthur podría explotar al máximo su intervencionismo en los primeros pases porque la base de la jugada sería un lugar destinado única y exclusivamente para él.

Con la constante moda de las presiones en el fútbol actual, para Sarri es necesario que sus interiores puedan presionar muy arriba emparejando así la del equipo adversario. Y para que este engranaje funcione es vital que el regista sea capaz de tener creatividad y registros en el pase, porque va a ser el hombre que más decisiones deba tomar en la elaboración del juego, ya que de él dependerá que la posesión sea fluida y tenga el ritmo adecuado.

El otro factor a tener en cuenta para pronosticar que Sarri piensa en Arthur como pivote y no como interior es que, como ya hemos visto en Barcelona, a Melo le cuesta jugar en una posición más adelantada. A pesar de su buen giro, la capacidad para esconder el esférico y un físico (sobre todo su tren inferior) que le permite aguantar las entradas del rival, actuando en una altura superior su juego se merma. Entre líneas y pasando muchos tramos sin estar en contacto con la pelota, es un jugador menos destacado. No ofrece rupturas ni es un experto en generar ventajas cerca de la frontal rival. Si finalmente ocupara el interior y la dirección deportiva firmara un mediocentro, lo más probable es que viéramos una Juve que en multitud de ocasiones se moviera más en un 1-4-2-3-1 con el brasileño buscando acercarse a su pivote que en la idea principal de Sarri del 1-4-3-3.

Paco Mariscal

José Manuel Serrano Arce / Getty Images

¡Comenta!