Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Gerard Moreno, pieza clave en el apartado ofensivo del Villarreal de Javi Calleja.
Jugadores

El engranaje ofensivo del Villarreal

El crítico parón de competición y su posterior reanudación en unas condiciones muy especiales dejaba una gran nube de incertidumbre sobre el rendimiento que tendrían los equipos en el pistoletazo de salida. Encadenar buenos resultados e ir solventando los partidos con lo puesto iba a ser primordial. Con la vista puesta en duelos por el campeonato, por eludir el descenso y por algunos equipos de renombre buscando acceder a la Liga de Campeones, el Villarreal ha aprovechado la situación para anticiparse a gran parte de sus rivales por entrar en competiciones europeas. Tanto es así que ya amenaza seriamente con tener acceso a la Champions League del año próximo.

Agazapado, esperando el momento justo y gestionando bien los tiempos, analizando, acertando en cada refuerzo para presentar una profundidad de plantilla que se convierte en agua en el desierto en esta situación. En ese contexto vemos cómo Gerard Moreno ha ido de la mano de su equipo. El rendimiento tras la reanudación del catalán está siendo excelente dentro de un Villarreal consistente, dinámico y al que le gusta disponer de espacio para correr.

Gerard Moreno ha participado en un total de 20 goles de los 53 a favor que ostenta el Villarreal en La Liga.

Son 16 puntos de 18 posibles los que ha conseguido el Villarreal después del relanzamiento de la competición. Un arranque espectacular en el que el gran nivel mostrado por Gerard Moreno ha incidido mucho. El punta barcelonés, acostado normalmente en el costado diestro del ataque groguet, ha participado directamente en cinco de los nueve goles del conjunto castellonense en estos últimos seis encuentros. El ‘7’ amarillo pone la verticalidad y el hambre de gol en el tercer equipo más realizador de La Liga.

Algo todavía más meritorio teniendo en cuenta la salida en el mercado invernal de Toko Ekambi rumbo a Francia, obligando al Villarreal a buscar un nuevo hombre de área que otorgara el contexto de juego ideal a Gerard. Paco Alcácer regresó a la Comunidad Valenciana para ser la punta de la lanza del equipo groguet. Los constantes movimientos de Alcácer en el último tercio favorecen mucho la interiorización de Gerard Moreno desde banda, aprovechando los espacios a la espalda de los mediocentros y los movimientos con los que el valenciano estira a los contrarios. Presentar un perfil de delantero con mejores aptitudes alejado del área no afecta al nivel goleador del barcelonés: con 15 goles es el máximo anotador de su equipo y el líder nacional en La Liga, encontrándose por delante de jugadores como Iago Aspas, Raúl García o Lucas Pérez en la clasificación por el trofeo Zarra.

Precisamente, esa caracterización de jugador alejado del área le permite presentar unos números muy respetables en cuanto a asistencias con cinco, habiendo participado así en un total de 20 goles de los 53 a favor que ostenta el Villarreal. En lo que asistencias se refiere solo es superado por el incombustible Santi Cazorla, amo y señor del tempo de este Villarreal de Javi Calleja. El mago asturiano se complementa perfectamente con Gerard Moreno, formando con Alcácer una columna vertebral muy provechosa para el apartado ofensivo del equipo castellonense. El submarino amarillo sustenta su crecimiento en ataque a partir de esa selección de nombres, pasando así a dominar distintos registros que le permiten hacer daño en situaciones muy dispares. Pese a que Gerard Moreno se desenvuelva mucho mejor en espacios abiertos y en conducción de balón, el catalán puede hacer las veces de mediapunta, sirviendo pases de gran calibre para un definidor de área como Alcácer. Un rendimiento que lo habría acercado a una Eurocopa programada para este año en una Selección Española donde en menos de tres encuentros ha anotado tres goles y repartido cuatro asistencias.

El Villarreal ha aprovechado la situación para anticiparse a gran parte de sus rivales por entrar en competiciones europeas.

No se puede hacer referencia al excelso rendimiento del conjunto de Javi Calleja sin pararnos a observar un aspecto clave como la profundidad de plantilla. En una situación donde hay que hacer un mayor uso de los jugadores menos habituales por la acumulación de minutos, el poseer una ‘segunda unidad’ de nivel equilibra el rendimiento del equipo. Es justo lo que sucede en Villarreal, donde en el ataque pueden actuar Moi Gómez, Alcácer y Gerard Moreno o Samu Chukwueze, Bacca y Ontiveros. El ejemplo en el ataque se traslada a las demás líneas del terreno de juego, por eso conviene advertir de la tremenda capacidad colectiva del submarino amarillo. Solo así se puede llegar a entender también el gran rendimiento defensivo que el equipo groguet está mostrando: en seis encuentros ha dejado la portería a cero en cinco de ellos. Asenjo solo tuvo que sacar el balón de su portería ante el Sevilla. Así pues, con un estandarte claro en el ataque y estando en posesión de un equilibrio colectivo tan destacado, el rendimiento después del parón del Villarreal no es una sorpresa, sino fruto del buen trabajo en todos los estamentos.

Christian Sánchez de la Blanca

Pau Barrena / AFP

¡Comenta!