Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

El Athletic Club, un equipo con las ideas claras.
Equipos

Potenciando desde el equilibrio

Tan importante resulta para un equipo definir quiénes son sus piezas clave como encontrar la fórmula para potenciarlas, para darles el contexto adecuado. Algo, que en clave Athletic Club, Gaizka Garitano parece tener bien delimitado y pensado. Si de la unión entre Iñaki Williams e Iker Muniain pueden (y deben) salir las mejores ocasiones de los bilbaínos en fase ofensiva, la estructura parece propicia para que ambos salgan beneficiados.

Cada rival te plantea escenarios diferentes a la hora de atacar y defender, pero todos los equipos tienen una identidad y una forma de ver el juego que sus entrenadores tratan de plasmar sobre el césped en cualquier situación. Cuestiones inherentes a cada uno. En el Athletic encontramos a un conjunto que apuesta por progresar por los carriles exteriores, con la incorporación ofensiva de sus laterales para poner centros a un área siempre muy bien ocupada. Unas intenciones que conjugan a su vez con un fútbol más directo cuando hay la ocasión, atacando con colmillo y velocidad los espacios a la espalda rival. Para lo primero, resultan claves tanto Capa como Yuri, con su explosividad y buen pie para el centro, y Raúl García para pisar el área en busca del remate. Para lo segundo, Iñaki Williams y su imparable zancada sobre unos espacios que lee como nadie Iker Muniain.

Desde el doble pivote, el Athletic encuentra el argumento necesario para potenciar sus piezas clave en fase ofensiva.

Garitano tiene claras cuáles van a ser sus piezas maestras a la hora de atacar, pero dando validez a lo dicho anteriormente, sin una estructura sólida, éstas no encontrarían un contexto en el que brillar. Pero en el Athletic hay dos futbolistas, quizás algo apartados del foco, que aportan esa estructura tan necesaria: Dani García y Unai López. El doble pivote bilbaíno es clave a la hora de construir las jugadas en posicional, permitiendo la progresiva incorporación de los laterales, cubriendo los espacios a su espalda en caso de pérdida y también facilitando que Iker Muniain no deba asumir más funciones lejos de su zona de influencia: la mediapunta.

Tras los centrales titulares, Dani García y Unai López son los dos jugadores que más pases promedian del equipo. Cada jugada pasa por la sala de máquinas del Athletic Club conformada por su doble pivote. Si bien no suelen prodigarse ni asomar demasiado en ataque, ocupando un rol más organizativo y buscando siempre el orden dentro del dibujo táctico de Garitano, lucen tanto a la hora de construir la jugada con eficiencia como cuando deben corregir y tapar las fugas de agua que se le puedan presentar al Athletic.

Su presencia no solo sirve para ganar argumentos a la hora de defenderse o cuando toca ser protagonistas con balón; son esas herramientas que permiten potenciar a los laterales en sus incorporaciones y quienes permiten vivir a Iker Muniain varios metros más arriba, estando más cerca de Iñaki Williams que de la base de la jugada. Con el acierto en el pase de Unai y la capacidad para abarcar campo de Dani, el Athletic suma enteros, de forma silenciosa, para poder ejecutar su plan de juego. Garantías para que Garitano pueda potenciar a las figuras determinantes en el ataque del Athletic.

Dani Souto

Juan Manuel Serrano Arce / Getty Images

¡Comenta!