Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

La pieza que elija Julian Nagelsmann para sustituir a Werner, condicionará el ataque del RB Leipzig ante el Atlético.
Análisis táctico

La vida sin Werner

Llega el momento álgido de la temporada y tienes que afrontarlo sin tu gran estrella. Esa es la situación que afronta el RB Leipzig en el duelo de cuartos de final de la Copa de Europa frente al Atlético de Madrid. Porque para cualquier conjunto perder a tu mejor jugador, una pieza casi insustituible, sería un auténtico drama. Sin embargo, si algo caracteriza a los alemanes es su capacidad para que el colectivo se imponga siempre por encima de cualquier individuo. Nagelsmann es probablemente el técnico que más y mejor se adapta a las circunstancias sin tener la necesidad de depender de una única pieza.

Aun así, medirte a Diego Pablo Simeone en Europa sin el nivel de determinación y talento para el gol de Timo Werner siempre es un problema difícil de resolver. De esta forma, una de las grandes incógnitas es conocer qué esquema y disposición táctica va a elegir el joven entrenador alemán para intentar doblegar al conjunto madrileño. Hombre por hombre, es imposible suplir a Werner. El ya delantero del Chelsea era parte fundamental de la estructura por lo que aportaba individualmente y sobre todo por cómo afectaba su juego sobre el resto de sus compañeros.

Nagelsmann no es un tipo que se arrugue ante los cambios, pero tampoco al hecho de adaptarse a lo que le proponga el rival. Lo que condicionará su elección para reemplazar a Werner.

El abanico de efectivos ofensivos con los que cuenta el RB Leipzig abre un casting largo que dependiendo del elegido el equipo atacará de una forma u otra. Teniendo en cuenta que el Atlético de Madrid seguramente alternará una presión alta en los primeros compases con un bloque medio/bajo, Nagelsmann necesitará tanto profundidad al espacio como una referencia que fije cuando les toque tener que construir en posicional.

Siendo imposible acertar con el esquema que usarán de entrada, hay que ceñirse en que probablemente los alemanes cuenten con un punta y dos jugadores que partiendo desde fuera, buscando ocupar los espacios libres que el propio modelo genera. Para la posición de ‘9’, el checo Patrik Schick parece que está por delante de un Poulsen que llega entre algodones. La movilidad de el ex de la Roma puede hacerle daño a un Atlético de Madrid que siempre se ha sentido más cómodo cuando ha podido defender de cara un delantero más clásico. Schick tiene tendencia a caer a los costados para, desde la espalda de los laterales rivales, sacar de zona a un central y que ese movimiento de arrastre lo ocupe un compañero de segunda línea.

Esta permuta de posiciones tan característica del Leipzig puede convertirse en un auténtico problema para Simeone, porque sus zagueros son mucho más solventes cuando defienden en área propia que cuando tienen que salir a corregir o bascular hacia los costados. Además, esta forma de atacar del RB supone un sobreesfuerzo en el adversario al tener que fijar atenciones defensivas en muchas piezas. Si el trabajo del punta se ciñe en mover a los centrales, tanto interiores como extremos se activan permanentemente cambiando de posición y rol para seguir descolocando a sus contrincantes.

La movilidad de los hombres de ataque del RB, con muchos futbolistas por delante de balón, será el principal escollo para la defensa de Simeone.

Sin Werner, la otra principal amenaza se llama Dani Olmo. El español es el jugador que cuenta con mayores condiciones para subsanar la baja del punta. Olmo es un atacante que entiende a la perfección el cuándo y cómo aparecer en el lugar adecuado para dar continuidad a la jugada con un simple toque, girarse y arrancar o rellenar el área. Tanto si parte de un costado como si lo hace desde el carril central, la habilidad para girar presiones y conducir la pelota hasta la frontal rival es una fórmula especialmente dañina para Trippier y Lodi (los presumibles laterales titulares del Atlético). El brasileño ha mejorado su juego sin balón, pero el inglés tiene múltiples carencias para ser consistente cuando tiene enfrente un perfil del tipo Olmo. En ese uno contra uno y en la profundidad exterior que debe dar el extremo ex del Dynamo Zagreb, está otra de las bazas a favor del Leipzig.

Simeone debe intentar que su equipo realice un ejercicio defensivo de sobresaliente. No es fácil saber si al nivel de lo mostrado en Anfield porque, aunque salió cara en aquella ocasión, la realidad es que es complicado repetir semejante gesta. Lo que está claro es que Nagelsmann no tiene una plantilla del mismo talento que Klopp, pero sí posee una capacidad enorme para hundir en su campo de igual manera al Atlético de Madrid.

Paco Mariscal

Ina Fassbender / AFP

¡Comenta!