Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

El gran trabajo de Julen Lopetegui ha llevado al Sevilla a su sexta final de la Europa League.
Análisis táctico

Otra lección de Lopetegui

Sobre el campo, el Sevilla FC 19/20 tiene muchos jugadores más que capacitados para marcar la diferencia. Ayer Bounou y Fernando Reges. También Joan Jordán y Jesús Navas. Sin olvidarnos de Sergio Reguilón y Lucas Ocampos, por supuesto. Pero ante todo esto y durante todo este curso, todos estos nombres van de la mano de otro. De uno que en su primer curso en Sevilla ha realizado un trabajo excelente, y que ayer, ante una versión colectiva que no fue la mejor, sus decisiones fueron clave. Hablamos de Julen Lopetegui.

El hecho de haber potenciado todas las líneas, de tener una hoja de ruta clara en lo futbolístico, de saber lo que quiere en todo momento y acompañarlo todo con la capacidad de adaptarse a cualquier contexto. Hay muchos factores que han hecho que el primer curso de Julen Lopetegui en Nervión haya sido tan bueno. También su dirección de campo, como ayer en las semifinales de la Europa League ante el Manchester United. Porque como decimos, su Sevilla no ofreció su mejor versión en lo colectivo, pero entonces apareció él, tomando una serie de decisiones encaminadas a reducir el impacto ofensivo del rival y mejorar en determinados aspectos el juego propio.

La posición de Fernando Reges y las transiciones del Manchester United fue una de las claves de la resistencia sevillista.

Bruno Fernandes, Anthony Martial, Marcus Rashford y Mason Greenwood. El Manchester United es un equipo con bastantes recursos en transiciones, siempre aprovechando las dos grandes cualidades de sus piezas: velocidad y verticalidad. A esto se le sumaba que el Sevilla no estaba del todo bien organizado a través del balón, lo que facilitaba a los ingleses hacer daño con esas transiciones con el equipo muy abierto, jugando desde sus costados, aunque no logró encontrar buenas situaciones desde el pase, en ataques más posicionales. Esto implicaba varios aspectos poco positivos en clave Sevilla: jugadores fuera de posición al atacar y con poco criterio táctico para ordenarse con balón. Además, fruto de dicha descolocación, se generaba una distancia entre líneas especialmente entre el centro del campo y el ataque, sobre todo con la figura de Fernando Reges, lo que no tardó en ajustar Lopetegui.

En la misma retransmisión del partido se pudo escuchar -alguna ventaja tenía que tener el fútbol sin público- cómo Julen ajustó esto: “Fernando, más cerca. Más cerca”. Porque tras robo, el Manchester United castigaba mucho ese espacio que había entre interiores y Fernando más los laterales. Pero después de este ajuste, los de Solskjaer no encontraron tantos espacios en esa zona. Por Fernando Reges, ahora sí más cerca del área para la presión tras pérdida, y por Joan Jordán, que cuajó un partido muy completo con y sin balón en muchas de las fases del juego sevillista.

Todos sabemos lo que significan los pasillos exteriores en este equipo; el principal argumento ofensivo del Sevilla de Julen Lopetegui. Por el infravalorado Sergio Reguilón y por el ejemplo más claro que vamos a ver de Benjamin Button en un campo de fútbol: Jesús Navas. Y estos tienen por delante a Lucas Ocampos firmando la mejor temporada de su carrera y a un Suso que está yendo de menos a más en cada encuentro con el conjunto hispalense. Entendiéndose, complementándose y potenciándose. Reguilón asistió en el primer gol sevillista, meintras Jesús Navas cuajó otro grandísimo partido recorriéndose todo el carril diestro durante los noventa minutos. Otro ejemplo más, lo de ayer, de lo importante que son los pasillos exteriores en este equipo.

Y ante el Manchester United fue importante Suso, como ya lo había sido ante el Wolverhampton en los cuartos de final. Un jugador que fue de más a menos en su llegada al Sánchez Pizjuán, pero que en la fase final de la Europa League está dejando minutos de muchísima calidad. Esto lo necesita el Sevilla, pero también a Lucas Ocampos. Mirando más hacia lo primero, a lo colectivo, lo de Suso está siendo una buena noticia en los últimos encuentros. Está con confianza, yendo a buscar el balón atrás para ser protagonista y trasladarlo hacia arriba, queriendo ser partícipe de la jugada y ofreciendo muchas soluciones apareciendo en pasillos interiores para potenciar -todavía más- las proyecciones ofensivas de Jesús Navas.

Nunca un lema fue más acertado con la filosofía de un club: Dicen que nunca se rinde.

Sin ser el partido más brillante del Sevilla, el pundonor también suma enteros a la hora de ser campeón. El Manchester United dejó buenas sensaciones en la mayoría de tramos del encuentro, pero los de Solskjaer no eran conscientes de que esto es la Europa League y lo que suponía tener enfrente al Sevilla. Que el gen competitivo de este equipo es otra de sus infinitas virtudes, y que con un Bounou heroico bajo palos, con un Jesús Navas incansable y con un Joan Jordán completísimo; el Sevilla FC está a un solo paso de su sexta Europa League. Su competición. Y que todo el buen trabajo tiene su recompensa, y aquí, como no, aparece el nombre de Julen Lopetegui.

Albert Quera

Martin Meissner / Pool

¡Comenta!