Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Antonio Conte, artífice de un Inter de Milán con sello ganador.
Equipos

A base de pasión

El fútbol es un deporte colectivo, y como tal, depende de la interacción de cada uno de sus componentes para tomar un sentido coral. El Inter de Milán de Antonio Conte es uno de los que mejor ha entendido esta premisa; un equipo que crece desde las decisiones individuales de sus piezas, todas ellas medidas, planeadas y coordinadas por el preparador italiano para que deriven en beneficio del colectivo.

El conjunto nerazzurro se define desde una suma de argumentos excepcionalmente desarrollados por su técnico. Presión alta, repliegue intensivo y basculaciones coordinadas. Acciones defensivas que sientan la base de un equipo en el que todo comienza, paradójicamente, en sus atacantes. Pero no solo de un ejercicio preventivo puede vivir este Inter; su aseada y trabajada salida desde atrás, los desmarques de apoyo y ruptura constantes por delante de línea de balón y una pareja de delanteros tan efectiva como complementaria hacen de este Inter uno de los conjuntos más completos del continente.

Lukaku – Lautaro como inicio y fin de un todo.

Todo empieza y acaba en ese Lukaku – Lautaro. Como si estuviéramos en el universo de Dark, todo ciclo tiene su origen y desenlace en esa pareja de puntas, la mejor por estado de forma de todo el continente. Con Brozovic y Barella dándoles alas para encimar al pivote(s) rival en la presión, Lula salta sobre los centrales haciendo gala de un gran despliegue físico e inteligencia corporal para cerrar líneas de pase simplemente con su orientación. El estudiado ejercicio de la presión interista es el primer punto a favor para que los de Conte aumenten considerablemente la probabilidad de error rival y de recuperación propia.

Si este error no se produce, el Inter tiene igualmente interiorizada la segunda fase de su concepto defensivo: el repliegue. Todas las piezas que ejecutaban un marcaje individual en la presión son las mismas que se recolocan a gran velocidad, acompañando a sus marcas, para cerrar los espacios y sumar efectivos por detrás de balón lo más eficientemente posible. Una vez se ubican de nuevo sobre el campo cual formación tortuga de la Antigua Roma, completan su acción defensiva con una ocupación del terreno y un ejercicio de basculación sublime. Algo que ante ritmos bajos permite desconectar con suma superioridad a su rival como se ha evidenciado tanto en esta Europa League como en la Serie A.

Una defensa sólida y trabajada para un entrenador que prioriza siempre el equilibrio. Ese que desde su 1-3-5-2 ha encontrado su razón de ser. El Inter de Conte es un equipo realmente difícil de atacar desde lo colectivo, tanto como de defender desde sus argumentos individuales. Si hablábamos de la alta eficiencia al protegerse, cuando tiene que llevar la iniciativa es igualmente competente. Ya sea castigando el error o teniendo que construir desde su aseada salida de balón, el Inter siempre busca atacar a los espacios libres. En la primera situación, tras provocar la pérdida, acelera en una transición vertiginosa en pocos metros, pero cuando sale desde Handanovic, atrae al rival, estira el campo lo más que puede y desde ahí busca al espacio a sus mejores argumentos ofensivos: de nuevo, Lautaro y Lukaku.

Esfuerzos sobre la presión y los espacios. Conte no entiende el juego sin la pasión, y desde ella establece un argumentario futbolístico con un alto componente físico.

Conte lo tiene todo estudiado, y su trabajo gana en belleza cuando se pone en práctica. Sólido, sin fisuras, con un alto componente físico en su desarrollo, uno que está dispuesto a asumir y desplegar desde la primera pieza hasta la última. Un compendio de virtudes individuales que bien orientado y entendido, ha hecho del colectivo la principal fortaleza de este Inter. Sirva o no para cosechar éxitos en forma de trofeos, Conte ha marcado el camino para muchos que veían en la defensa de tres centrales algo que va mucho más allá del mero ejercicio defensivo.

Dani Souto

Dean Mouhtaropoulos / Pool

¡Comenta!