Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Neymar y Mbappé pueden desequilibrar la final de la UEFA Champions League en favor del PSG.
Análisis táctico

El PSG a la conquista de Europa

Aquí podrás disfrutar de la previa de la gran final desde la perspectiva del Bayern.

El Paris Saint-Germain se cita el domingo con la historia. Todos los esfuerzos realizados hasta el momento convergen en ese partido. Cada campeonato, cada fichaje, cada derrota y cada victoria pueden ser pasado si este 21 de agosto el PSG logra vencer a su último rival en la carrera por la Champions League. Será en Lisboa, y su figura de ‘nuevo rico’ tiene además un componente extra, pues quien está en frente será un coloso histórico fraguado en mil batallas como esta. El Bayern München no pondrá las cosas fáciles al conjunto de Thomas Tuchel, pero la sensación de poder conquistar, por fin, Europa puede ser suficiente aliciente para lograrlo.

Se ha visto un PSG muy distinto en los últimos dos años bajo el mando del técnico alemán. El conjunto francés ha evolucionado para prestarse a una forma de juego que permita mejores condiciones de cara a esta clase de duelos y así poder ignorar en lo posible aquello de que la experiencia es un grado. Creciendo a nivel colectivo, ha bebido el conjunto parisino de la ambición de dos piezas clave, Neymar y Mbappé, de la experiencia de ciertos jugadores, como Navas, Di María o Thiago Silva, o de la juventud y energía de otros como Kehrer o Kimpembe. Una conjunción de jugadores muy distintos con diferentes aportes.

El PSG llega por primera vez a una final de la Champions League, siendo el quinto equipo francés en alcanzarla y pudiendo ser el segundo en ganarla (tras el Olympique de Marsella).

Es en el apartado ofensivo donde realmente destaca el conjunto francés. El PSG cuenta con muchos recursos para amenazar la portería rival. Aunque hablar de su ataque es relativamente sencillo, es cierto que tiene más capacidad de creación de ocasiones que de capacidad para definir. Es quizá la asignatura pendiente de una temporada en la que Cavani apenas contó (y que no está para la final) y en la que Icardi ha ido perdiendo acierto. El peso ofensivo de Neymar y Mbappé opacan no obstante cualquiera de las necesidades que tengan los parisinos.

Neymar lleva siendo un tiempo el absoluto baluarte ofensivo del PSG, pero necesita un apoyo al espacio para el que cumple de manera inmejorable el delantero internacional francés. Si bien la capacidad imaginativa en todas las zonas del ataque parisino del ’10’ brasileño es la mejor baza para inclinar la balanza del juego francés, la búsqueda de los espacios a la espalda de los dos laterales del Bayern será la asignatura que deberían pretender aprobar con nota. La velocidad de Mbappé y la calidad en la creación de Neymar pueden ser fundamentales, sumando la siempre importante virtud de Di María para aprovecharse de los espacios, bien para aparecer o para saber ver la aparición de un compañero.

La clave del equipo parisino reside en la creatividad de un Neymar ultramotivado y en la electricidad de Mbappé al espacio, pero no deberían descuidar ninguna fase del juego ante un rival temible.

El duelo del argentino con Davies, el lateral más profundo del Bayern München, puede ser uno de los grandes alicientes, puesto que fueron ambos claves en la roda de semifinales. La velocidad de Davies para incorporarse al juego ofensivo es un punto clave para entender el peso del lateral en esa banda, pero supone una incógnita el comportamiento de un jugador tan joven para retener la imaginación y el saber hacer de Di María. Atacar esa espalda, junto a la de Pavard, puede ser la clave para conseguir tener un plus ofensivo ante los alemanes.

No te pierdas nuestro programa especial con la previa al completo de la gran final de Champions.

De la misma forma, Tuchel tiene que pensar en una de las variables que pueden aparecer en mediocampo, poniendo en la balanza el buen rendimiento de Paredes en cuartos de final y en semifinales junto a la importancia de Verratti en el cuadro francés a pesar de su reciente lesión. Jugó unos pocos minutos el italiano ante el RB Leipzig, pero parece haber crecido el peso de Paredes y su buen entendimiento con Neymar.

Acompañando a un fijo Marquinhos y a un, ahora mismo, insustituible Ander Herrera en la medular, parece que será Paredes quien saldrá de la partida y tratará, no solo de subir balones al ataque, sino recuperar de manera rápida el esférico para cortar el juego interior del Bayern. Un mediocampo compensado, que cubra todos los flancos pero que, como puede llegar a verse, deje algo descubierto el juego exterior de los bávaros, uno de los trucos más fiables de Flick y que el PSG deberá frenar con dos laterales como Kehrer y Bernat.

El duelo Davies vs Di María será uno de los mejores alicientes de la final de la Champions League entre un Bayern München campeón en cinco ocasiones y un PSG que busca su primer trofeo.

Quizá temiendo ese detalle, ya en los últimos partidos se ha visto cómo la capacidad de subir la banda, sobre todo de Bernat, queda en desuso, quizá para tener más controlado el juego en banda del rival y poder ir en ayuda de los centrales en caso de necesidad. Su peso incluso tiene más incidencia asociándose con los interiores que proyectándose en banda ofensivamente, lo que tiene sentido sabiendo lo poblado del ataque parisino y que su punto débil se encuentra en el ejercicio defensivo.

Otro de los puntos a mejorar será el juego por alto, donde la presencia o no en jugadas a balón parado de un portero experimentado como Navas sería importantísimo. Sergio Rico relevó en semifinales al costarricense, lesionado en cuartos de final, y cuya presencia está aún en duda. Más allá del plus del guardameta tico, la debilidad por alto de un Thiago Silva errático desde hace varias temporadas y un Kimpembe que se desconecta a menudo, pueden marcar un punto débil crucial en este escenario competitivo. El panorama ante un equipo que consigue llevarse los duelos aéreos en más de un 50% sobre las ocasiones generadas (cerca de 15 por partido) no es nada positivo a priori para los de Tuchel.

La clave es el éxito del fútbol de Neymar. Pero los de Tuchel no deberían despistarse en ninguna de sus lagunas defensivas para poder controlar los reiterados embistes ofensivos de un equipo que ha logrado marcar 42 tantos por los 25 de los parisinos en esta edición de la UEFA Champions League. El PSG tiene la oportunidad de ser protagonista en un partido en el que la exigencia es total. Cualquier error condenará a quien los cometa, pero la gloria de quien sepa aprovecharlo no tendrá precio.

Miguel Ruiz

Frank Fife / AFP

¡Comenta!