Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

James Rodríguez, llamado a liderar el proyecto de Ancelotti en el Everton.
Jugadores

Conexión James Rodríguez

La primera mitad de la temporada 2014-2015 del Real Madrid se recuerda todavía como una de las más estimulantes a nivel de juego que el conjunto blanco ha realizado en los últimos años. En ella coincidieron Carlo Ancelotti y James Rodríguez, de manera que el primero montó un equipo coherente y combinativo que buscaba atacar a través de la pelota contando con el colombiano como mediapunta por derecha de un 1-4-2-2-2, y cuyas carreras conectaron de forma muy armónica. Este verano probablemente ambas mentes retrocedieron a ese momento para cerrar uno de los fichajes más atractivos de este mercado de verano en la Premier League.

Ancelotti se ha llevado a James a la Premier League para que lidere a su Everton.

Tras solo unos pocos entrenamientos donde poder rememorar viejos tiempos, James fue titular en su debut en las islas. Y lo hizo con una notable actuación, dejando buenas sensaciones sobre el campo y mostrando lo que puede aportar para subir el nivel general de un Everton que quiere volver a pelear por los puestos de Europa. El técnico italiano lo utilizó como un falso extremo derecho en un 1-4-3-3 diferente al 1-4-4-2 más habitual que vimos la temporada pasada. En el Tottenham Stadium, los Toffees se sintieron más cómodos que su rival a partir de un mejor manejo de sus posesiones, algo que se fundamentó esencialmente en un mejor reparto de las alturas de sus centrocampistas. Allan era el mediocentro posicional, desde su izquierda André Gomes se acercaba para juntar pases, y en el interior derecho el también recién llegado Doucouré cubría espacio en sentido vertical. La coordinación entre los tres fue muy positiva y clave para el control que los de Liverpool tuvieron en gran parte del encuentro, teniendo en cuenta además que dos de los tres han llegado hace poco a la plantilla.

El siguiente escalón lo cubría, desde la derecha, James Rodríguez. Desde ahí conectó de forma constante con la banda izquierda de forma precisa, puntual y profunda, generando un automatismo que a buen seguro seguiremos viendo en las próximas jornadas y seguramente durante el resto de la temporada a poco que el colombiano se asiente en los onces de Carletto. Siempre de espaldas a la cal, perfilaba su cuerpo para tener de cara tanto a Digne como a Richarlison, que esperaban en el otro costado los envíos desde la fabulosa zurda del cafetero. A partir de ahí, la jugada aceleraba y cambiaba su tonalidad de un control calmado a un látigo dañino. Conexiones factibles de alcanzar con fiabilidad y constancia y que permitirían a su vez resolución efectiva de cara a portería de una buena proporción de ataques, ya fuera por la calidad en el centro al área para Calvert-Lewin del lateral francés o por el último gesto en velocidad de un extremo brasileño, que precisamente pudo darle más brillo al partido de su equipo de haber estado más acertado en el remate.

La zurda de James debe activar con frecuencia a Digne y Richarlison desde el otro costado.

James, de esta manera, pone una buena primera piedra en su etapa en el Everton. A la vista saltó que es un jugador por encima del nivel general del equipo en los últimos años, una pieza a cuidar y exprimir, que con Ancelotti puede llevar al club a competir mejor en el día a día. La consolidación de ese 1-4-3-3, la mejoría de su tono físico sobre todo en cuanto a la adaptación al ritmo de la Premier o una mejor explotación de la profundidad por la banda derecha a partir del lateral para darle más espacio son factores que deben permitirlo y mejorarlo. Poniendo en cualquier caso el asterisco a la energía y la implicación del colombiano en un nuevo proyecto en el que puede ser el líder, en el que demostrar todo lo que apuntaba hace no tanto tiempo como atacante de élite en el fútbol continental, algo que viene poniendo en duda en las últimas temporadas y que puede que con Carletto pueda volver a imaginarlo sobre el césped de Goodison Park.

Andrés Sánchez

Alex Pantling / Getty Images

¡Comenta!