Los males de Eusebio

A falta de concretar una forma, Eusebio ha ido viendo cómo los ‘a priori’ representantes de su idea caían víctimas del inconformismo táctico del de La Seca.

Terrible maravilla

El Tottenham de Pochettino nos volvió a recordar, un día después, el por qué amamos tanto la Champions. El por qué amamos tanto esta terrible maravilla.

El problema es la subjetividad

Eusebio es el culpable principal para los aficionados gerundenses. Aun así, el problema va más allá del banquillo, de la historia del club y de este mismo.

Sol antes de la tormenta

El Liverpool minimizó las pocas opciones que le quedaban a un Oporto creyente pero con una falta de acierto que acabó pagando.

Alejarse de lo incontrolable

Guardiola quiso alejarse de lo incontrolable aunque eso supusiera alejarse de sí mismo. El Tottenham ganó confianza en lo colectivo y después en lo individual.

Controlar el impulso

Paco Jémez debe controlar esa explosividad de la plantilla del Rayo Vallecano que tanto lo desajusta a través de su plan y su fútbol.

Un Girona bilingüe

El curso actual en Montilivi se ha desarrollado entre dos aguas opuestas que, pasado el ecuador, parecen juntarse. Una como recurso limitado y la otro como un discurso emergente a la que le falta recorrido y plantel.

Argumentos contra los fantasmas

El Barça dominó, el Lyon respondió y Messi sentenció. El argentino desequilibró la eliminatoria en el momento que más creyó el Lyon en la remontada.

Futuro y pasado

El Valencia debe cerrar las heridas del pasado más reciente para dar continuidad a unas sensaciones cada vez mejores.

Necesaria oportunidad

Álvaro Morata encuentra en el Atlético la oportunidad de recuperar su mejor versión. Una que por contexto y momento puede llegar a alcanzar.

Lecturas perpendiculares

Eusebio agitó su pizarra para dotar de mecanismos diferentes a un Girona que desde ellos superó a un Real Madrid que volvió a dejar síntomas de flaqueza defensiva.