Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

El éxito de jugar bien

Jugar bien no tiene por qué equivaler a jugar bonito, y cuando las fuerzas se igualan, el que más próximo estará del éxito será quien mejor lo haga.

El titán del Bernabéu

Carlos Henrique Casemiro ha alcanzado ese punto competitivo que permite al Real Madrid poder contar con él para superar cualquier batalla.

La esperanza se llama RDT

El Espanyol se encomienda a Raúl De Tomás para salvar una temporada en La Liga en la que las opciones para el descenso siguen siendo alarmantes.

La quintaesencia del fútbol culé

Como si fuera el destino del club, el Barça ha confiado en Setién para liderar el proyecto azulgrana. Un técnico hecho para el club de su ídolo Cruyff.

Valverde: crónica de una destitución anunciada

La destitución de Ernesto Valverde se había convertido en una duda resuelta en la actualidad del Barcelona en la que solo existía la incógnita del cuándo.

El Espanyol de Abelardo: capítulo I

El primer capítulo del Espanyol de Abelardo acabó con un empate con sabor a victoria contra un Barça que dudó. Meses después, el equipo volvió a ser.

El metrónomo de Paco López

José Campaña ha encontrado su sitio y, con él, su madurez futbolística, convirtiéndose en el metrónomo del Levante y siendo quien marca el ritmo.

Las dos mitades del Sevilla

Julen Lopetegui ha llevado al Sevilla a puestos de Champions League a través de una buena gestión de plantilla con todavía alguna incógnita a resolver.

Sensaciones mejoradas

Javier Aguirre ha dado con la tecla en el Leganés. Ha modificado aspectos muy concretos y ha potenciado a piezas clave. El equipo cada vez va a más.

El fútbol fluye en El Sadar

Deslumbrante encuentro el que ofrecieron Osasuna y Real Sociedad en El Sadar, mezclando fútbol de fantasía con garra, pundonor y, sobre todo, muchos goles.

Carencias esenciales

El Eibar de Mendilibar nunca ha empezado las temporadas de manera estable, pero le está costando más de lo esperado encontrarse sobre el campo.

El Clásico como espejo

El Clásico entre Barcelona y Real Madrid no vino a evidenciar más que el momento de fútbol que vive cada uno actualmente. Un clásico que sirvió de espejo.