Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Firmino encendió la final

La final de la Supercopa de Europa estuvo en los pies de un Roberto Firmino que con su entrada decantó un partido que hasta entonces era para los blues.

Y esto fue solo el comienzo

Manchester City y Liverpool nos brindaron un maravilloso espectáculo en Wembley con la Community Shield en juego para iniciar la temporada en Inglaterra.

Alberto Edjogo: «Los minerales les interesan. Las personas no.»

Entrevistamos a Alberto Edjogo-Owono para charlar sobre la evolución futbolística y politicosocial del continente africano.

Messi y los ojos del camaleón

Messi se convirtió en los ojos del camaleón para derrotar a un Liverpool que se marchó impotente del Camp Nou.

El límite es Klopp

FC Barcelona y Liverpool se citan en el Camp Nou para hacer historia. Los dos mejores equipos de la temporada frente a frente.

La madurez europea del Liverpool

El Liverpool deja encarrilados los cuartos de final en el encuentro de ida tras ganar por 2-0 en Anfield al Oporto tras un gran encuentro.

El final ante sus ojos

Sadio Mané ha ganado peso estructural en el Liverpool hasta convertirse en una pieza fundamental para su entorno más cercano.

La victoria de Niko Kovac en Anfield

El Bayern de Münich salió a Anfield con la clara consigna de su entrenador de bajar el ritmo y desactivar la intensidad red. Kovac consiguió así un 0-0 que emplaza el desenlace al Allianz Arena.

La receta de Klopp

A pesar de la derrota de Champions League en la cabeza, el Liverpool de Klopp ha sabido aislarse del victimismo y mirar a los siguientes retos sin miedo.

La gran noche de Salah

El Liverpool estará en octavos tras superar al Napoli en Anfield en el mejor partido que va de Champions League. La gran noche de Salah dinamitó todo.

Un ataque terrenal

El ataque del Liverpool parece haber bajado de revoluciones y parte de las explicaciones residen en el bajo nivel de Mohamed Salah.

Se invirtieron los papeles y Pep fue el «blocker»

Liverpool y Manchester City se bloquearon mutuamente desde los banquillos para que ocurriera lo menos posible, y eso benefició ligeramente a Pep y su City.